Pencas de acelga en escabeche

Una receta de la abuela con el toque justo de modernidad. Una combinación perfecta para los amantes de las pencas de acelgas y las verduras en general.

Receta de pencas de acelga en escabeche

Ingredientes para preparar pencas de acelga en escabeche

  • 10 pencas grandes de acelgas
  • 2-3 ajos
  • 1 hoja de laurel
  • Pimentón de La Vera
  • Vinagre de Jeréz
  • Agua
  • Para el rebozado:
  • Sal
  • Harina
  • Huevo
  • Aceite de oliva virgen

¿Cómo preparar pencas de acelga en escabeche?

  • Comenzaremos limpiando las pencas de acelga, quitándoles las hebras si fuera necesario, y cortándolas en 2 o 3 trozos cada una, todo dependerá del tamaño de las pencas.
  • Mientras las pelamos, tendremos una cazuela con agua al fuego para que hierva. Una vez limpias, las echamos en el agua y dejamos que den un hervor durante 2-4 minutos para que se ablanden un poco. Las escurrimos y las secamos.
  • Luego, echamos abundante aceite en una sartén (el suficiente, como para freír las pencas), echamos harina en un plato y batimos un huevo en otro. Pasamos las pencas por la harina y el huevo, y las freímos por tandas. Según las sacamos del aceite, las ponemos en una fuente con papel absorbente.
  • Una vez fritas las pencas, las cubrimos con una mezcla de agua y vinagre (dos partes de agua por una de vinagre, aunque esto es al gusto de cada uno) y las reservamos.
  • Le daremos el punto final perfecto a estas ricas pencas de acelga en escabeche, friendo en una sartén los ajos laminados con un poco de aceite. Una vez dorados, con el fuego al mínimo, añadimos el pimentón, lo rehogamos un poco y lo añadimos a la fuente de las pencas.
  • Removemos un poco, tapamos y dejamos que reposen en el frigorífico al menos 24 horas antes de comerlas.
Nota del autor:

Lo ideal es hacer este plato con pencas frescas, de las grandes, pero si no las encuentras, puedes usar de las que venden envasadas ya cocidas.

La receta original de las abuelas se hacía con azafrán. A mí me gusta usar pimentón ya que le da más sabor.

Yo prefiero que las pencas de acelga en escabeche queden crujientes, por eso no suelo cocerlas, sino que las frío directamente.